Arequipa

Nuestra primer ciudad peruana fue Arequipa. Cruzamos la frontera y llegamos a Tacna, desde Chile. Desde ahí inmediatamente viajamos hacia Arequipa: nos habían hablado bien de la ciudad y queríamos conocerla.
Arequipa es una ciudad de estructura europea: con sus puentes que atraviesan paralelos el río, y los autos lo atraviesan a él continuamente, llevando a los transeúntes y automovilistas de una parte de la ciudad hacia la otra.
El detalle es que la ciudad no está dentro de en un país europeo, sino al sur de Perú. Al sur de sudamérica.
Esto hace que esa escenografía se transforme en un caos de bocinas de taxis, mototaxis, colectivos, minibuses y automóviles que deambulan continuamente por la ciudad enardecida. La bocina es usada de modo constante por todos los que tengan la oportunidad de conducir algún vehículo. Ya no como advertencia, como aviso, como llamada…la bocina es usada como el único modo de comunicación entre las personas sobre ruedas. Taxis vacios, taxis llenos, buses medio llenos…todos, continuamente hacen sonar su bocina en Perú.

Nadie quiere pasar desapercibido en la ciudad de la furia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: