Huaraz y los Chavín

La ciudad de Huaraz está en el centro del Perú. Es una ciudad relativamente nueva después del terremoto que sufriera en 1970. Desde cualquier punto uno puede deleitarse con esas cordilleras enormes que la respalda: al oeste la cordilera negra, y al este, la helada cordillera blanca, ambas dentro del Parque Nacional Huascarán.
Además de ser el centro desde donde se visitan lagunas cristalinas dentro del Parque o del inicio de cualquier ruta alocada de senderismo, es desde donde se conoce las ruinas de la civilización preinca Chavín de Huántar, ocupado aproximadamente entre los años 1500 y 300 a.C. Fue una de las civilizaciones americanas más antiguas y de mayor alcance del continente.

Desde el pueblo de Chavín, un pueblo rural y hermoso que nos quedamos con ganas de conocer un poco más, se accede al museo y luego a las ruinas. El museo muestra los impresionantes bloques de piedra tallados con la figura de su Dios: una figura antropomorfica con rasgos felínos al que llamaban “El Lanzón”. También pueden verse la colección de cabezas con los mismos rasgos felínos que adornaban los templos.

Parece que los tipos consumían grandes dosis del cactus de la zona, el San Pedro. Utilizaban la droga para iniciarse en la transformación de hombre a felino. Las sustancias alucinogenas contenidas en los cactus ponia a los sacerdotes, encargados de las escenas rituales, en trance y por lo tanto “más cerca de los dioses”, lo que les permitió mejorar su visión (dilatación de las pupilas) y penetrar en las profundidades del templo en la oscuridad absoluta.

El templo que edificaron para los rituales constaba de varias salas: algunas al aire libre y otras en lo profundo de la tierra.  Bajo éstos pisos crearon un sistema donde desviaron el cauce del río vecino Mosna para aprovechar el bramido que el agua hace, simulando el rugir del felino.

Imaginense estar en un subsuelo, con habitaciones pequeñas de piedra, bajo los efectos de algún alucinógeno, con el sonido del agua por debajo, y solo una ventana mínima. Sumenle el sonido que utilizaban del soplido de las conchas marinas enormes que conseguían desde Ecuador. Y quizás resulte más fácil imaginarse como llegaron a la creación de esas máscaras…

Sala de los cautivos, Chavín de HuántarSala de los cautivos, Chavín de Huántar.

Museo, Chavín de HuántarMuseo, Pueblo Chavín.

Ruinas de Chavín de HuántarRuinas de Chavín de Huántar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: