Sudamérica está repleto de turistas estadounidenses, israelíes, ingleses, australianos, franceses y belgas. Es entendible: resulta muy barato para ellos y los paisajes son increíbles.
Cochabamba fue un respiro de la ruta típica del gringo (así les dicen a todos los blanquitos, sin importar su procedencia real.)
En Cochabamaba fuimos los únicos gringos, los únicos Otros, y fue lindo.

Nos habían comentado que en Punata se hacía la mejor chicha de Bolivia, y allí íbamos, en su búsqueda.

Subimos al bus que el copiloto anunciaba frenéticamente a la dirección que necesitabamos. En Punata está el mercado más grande de la zona de Cochabamba, y sólo funciona los domingos.
Subimos a la camionetita que hace de bus. El viaje de siempre: asientos mínimos, olor a campo, cumbia.

Llegamos al mercado y nos desiluciona. Es un mercado más de frutas, verduras, celulares, jabones, camperas, jeans, zapatillas, ropa interior que se encuentra en cada ciudad. Todo junto, todo mezclado.
Vamos por las calles laterales de la feria. Buscamos la chicha, la acohólica, la verdadera.
La encontramos en un comedor que ofrece menú del día. Por un lado una olla enorme con sopa, y al fondo un señor dispensa el elixir que buscamos. Sumerge la jarra de plástico en unas bachas azules, profundas, y vierte el contenido en otras jarras, que serán nuestras botellas. Los vasos son cuencos de calabaza seca. Ofrece chicha común, y chicha de maní.

Todos los comensales acompañan el menú del día con su jarra. Los ojos rojos. El caminar tambaleante. Antes de empezar a tomar, un chorrito se derrama al piso.

Nosotros miramos, aprendemos y copiamos.

 

cocha_01

Pintura en el centro de Cochabamba, Bolivia.cocha_02Río Rocha, Bolivia. cocha_03Aviso, Cochabamba, Bolivia. cocha_04Micro a Punata, Cochabamba, Bolivia. cocha_05Campo, Cochabamba, Bolivia. cocha_06Centro de Cochabamba, Bolivia.

Apenas amanece y Copacabana se prepara para la procesión. Llegan desde Perú, desde toda Bolivia: es la Vírgen de Copacabana la encargada de bendecir los autos, buses y camiones recién comprados.
Esperan frente a la iglesia del pueblo, disponen sus autos siguiendo una fila que da vuelta toda la manzana.
Rocían sidra sobre el capot, los decoran con flores, cintas, pétalos. El auto es el homenajeado y los miembros de la familia se regodean del bien conseguido.
El bien es el bendecido, no ellos.
Los mendigos también se preparan formando una fila hasta llegar a la entrada de la capilla.
No se visten de fiesta, ni llevan flores, ni toman sidra.

El Domigno comienza y la fila de autos llena la avenida principal de Copacabana.

copa_05

Costa de Copacabana, Bolivia.

copa_04Costa de Copacabana, Bolivia.

copa_02Costa de Copacabana, Bolivia.

copa_03Iglesia, Copacabana, Bolivia.  copa_01Iglesia, Copacabana, Bolivia.

 

 

 

Notte nella isla del sol. In casa di una famiglia di campesinos che hanno incominciato a sorridere al turismo globale affittando a los gringos un quarto de su casa. Qui ci sono poche luci la sera, dopo le 10 quasi nessuna. Il cielo e’ impressionante. Sara’ che a questa altura (3808 m) le stelle sono più’ vicine. Sara’ che ci sono più’ costellazioni in questa parte di mondo. Sarà’ che non c’e’ luna. Saro’ io, ma questa notte mi sembra di stare nello spazio. Questo balcone di barro e’ la mia astronave intergalattica. Solo il latrare lontano di un cane mi tiene sulla terra.

isla_00 isla_08 isla_07 isla_06 isla_05 isla_04 isla_03 isla_02 isla_01

Bolivia nos regala en un vino proveniente de la ciudad de Tarija, al sur del país, una poesía de la señora Beatriz Mazliah. Aquí dejamos una que podríamos repetir diariamente al caminar por las calles de este país que empezamos a conocer.

HERMANO

hermano de la calle
hermano alguno
cuando yo conozca
la humedad de tu sudor
el humilde dibujo
de tus sueños
los valles y montañas
de tus manos
ese universo de pelusa
en tu bolsillo
la historia que cuentan
tus zapatos
el horizonte cuadrado
de tu esquina
la puerta de tu casa
tu camisa
sabré decir
estamos juntos
vamos
amigo.

Beatriz Mazliah (1941) es poeta y profesora de artes visuales egresada de la Escuela Superior de Bellas Artes “Ernesto de la Cárcova” en Bolivia.
Lleva editados tres libros de poemas:
“Rituales”, “Del Mar Dulce” y “Respuesta al vértigo”.

El río Urubamba es una cosa y la otra.
De día se deja ver de un color marrón tenue, mezclado con un blanco espumoso. Se nota bravo, insaciable, inquieto.
Roza continuamente las rocas de la costa, las acaricia y las maltrata, depende el momento del día. Es una relación particular.
De tarde se transforma en una masa densa, de un color marrón rojizo, ya más calmo, sin sobresaltos, cansado. Pasa sin agresiones, sin detenerse. El sol lo anima, se refleja en él, lo acompaña.
De noche es un monstruo, es sólo un sonido fuerte. Sigue avanzando, sin mirar.
No hay nada.

Pienso que me gustaría ser río. Y pasar. Y no detenerme.

 

salineras_01Salineras, Ollantaytambo, Perú.

ollantaRuinas de Ollantaytambo, Perú.

ollanta2 Río Urubamba, Ollantaytambo, Perú.

ollanta3Río Urubamba, Ollantaytambo, Perú.

ollanta4Río Urubamba, Ollantaytambo, Perú.

morayMoray, Perú.

Hay un sector del Machu Picchu que es el menos turístico, el menos importante al parecer.
Es el sector de piedras caóticas.
Cuando uno ve ese campo de piedras enormes en desorden, en total caos, y uno gira la cabeza y recorre toda la ciudad del Machu Pichu, con sus perfectos encastres entre rocas enormes, la creación de canales al servicio de la caída del agua y su utilización para el riego, los enormes templos perfectamente proyectados, la ingeniería para lograr construcciones antisísmicas, el conocimiento astral que posibilitó la creación de centros astronómicos en la misma ciudad.
Lo que uno piensa es en el órden, luego del caos.

Dicen que los Incas buscaron un lugar ideal donde construir la ciudad sagrada. Debía ser bastante inaccesible, y aún hoy en día lo es. Debía ser un punto estratégico. Y debía ser posible la obtención de toda esa piedra con la que construirían la enorme ciudad. Así fue que al encontrar todas esas piedras volcánicas dispersas en la montaña, les pareció el lugar perfecto para crear allí la ciudad del Machu Picchu.

Ese sector que esta dejado de lado en cualquier visita guiada, es donde uno ve como fue el caos con el que se encotraron, para crear hoy la ciudad Inca más importante.

machu_05Huayna Picchu, Perú.

machu_07Huayna Picchu y Llama, Perú.

machu_01Machu Picchu, Perú
. machu_02 Machu Picchu desde Huayna Picchu, Perú.

machu_03Templo del sol, Machu Picchu, Perú. machu_04Huayna Picchu, Perú.machu_06Piedras Aleatorias, Machu Picchu, Perú.

Cusco fue el centro del mundo. La gente del lugar, sigue diciendo aún hoy “voy al Cusco”.
La preposición utilizada no es “a”, es “al”. Voy al centro. Voy al ombligo del mundo.

Los españoles rearmaron el centro del imperio Inca a su estilo, y aún hoy conserva los balcones salientes de madera tallada, los enormes pórticos a la entrada de la plaza de armas con la escultura de Santa Clara, y muchas iglesias de lo más variadas. Nada que recuerde mucho a aquél imperio. Se encargaron de destruir el centro más importante de la cultura que querían dominar. Y lo lograron.

Sus calles hoy están atestadas de turistas y de tiburones a la caza de ellos. Pero aún así puede mantener su identidad sin ser devastada por el incesante paso de miles de personas de todas partes del mundo que se aclimatan para salir a conocer una de las 7 nuevas maravillas del mundo: el Machu Picchu. Aquí compran los tickets. Aquí compran los tours. Aquí compran.

Desde aquí se debate el modo de llegar hacia allá: inca rail, inca treck, perurail, camino del inca, santa teresa, hidroeléctrica, vías del tren, bus, etc. Todos pergeniamos planes magistrales para llegar a la ciudad mítica de la manera más original, barata y cómoda.

Estamos pensando en otra cosa, mientras Cusco permanece ahí: enorme y bella. Lista para soportar cualquier inclemencia que el destino tenga reservado para ella.

 

cusco_sacsayhuaman2 Ruinas de Saqsayhuaman, Cusco, Perú.

cusco_sacsayhuamanRuinas de Saqsayhuaman, Cusco, Perú.

cusco_qendo Ruinas de Q’endo, Cusco, Perú.

cusco_tambomachayRuinas de Tambomachay, Cusco, Perú.

cusco_pukapukara Ruinas de Puka Pukara, Cusco, Perú.

cusco_08Piso en el centro de Cusco, indicando la división del imperio Inca y a Cusco como un felino, Perú.

cusco_07Estatua de Manco Cápac, fundador del imperio, Cusco, Perú. cusco_06Mural en el centro, Cusco, Perú.

cusco_05 Mural en el centro, Cusco, Perú.

cusco_04Plaza central, Cusco, Perú.

cusco_03 Avenida principal El Sol, Cusco, Perú.cusco_02 Centro, Cusco, Perú.

cusco_01Cusco, Perú.